5 leyes para atraer tu fortuna

“Si miras mucho tiempo al abismo, el abismo te mirará a ti” Nietzsche

Cada vez que tenemos un pensamiento emitimos una energía al universo. Cada vez que tenemos un deseo estamos generando una energía expansiva que viaje por el universo, esta es la teoría de la atracción. Así que a nosotros, al equipo de Mens Venilia, se nos plantean unas preguntas: ¿Qué tipo de energía quieres transmitir?, ¿Qué pensamientos vas a mandar al universo?, ¿Qué mensaje vas a mandar al mundo?.

Seguramente te has dado cuenta la cantidad de personas que van andando por la calle con cara de perro cabreado. Y si te observas, te darás cuenta que cuando ves estas personas tu sistema se altera y algo dentro de ti aparece, quizás sea un rechazo, una alerta o una protección, no importa lo que es, simplemente es algo desagradable hacia alguien que ni siquiera conoces.

Esta sensación es porque tu sistema de filtros biológicos y neurológicos, como se enseña en PNL en Mens Venilia, nos alerta de una información que no detectamos conscientemente.

Este filtro de “eliminación” almacena toda la información que en este momento no nos es útil y cuando la necesitamos aparece, a veces en forma de intuición o como un sexto sentido.

Estas personas que están permanentemente enfadadas, quejándose o criticando todo lo que ocurre en su vida emiten una información que cuando nos cruzamos con ellas nuestros filtros responden enviándonos una información de peligro y de rechazo.

Así que la pregunta que nos surge es, ¿Cómo podemos evitar enviar estos pensamientos y mensajes negativos?. La respuesta es bien sencilla: tomando consciencia de nuestros pensamientos y deseos.

También trabajando y aplicando 5 leyes para atraer “la buena fortuna” si me permites que utilice esta expresión. Hace poco impartieron un curso en Miami, Alejandro Cuéllar y Elizabeth Alliaume sobre cómo conseguir los objetivos con técnicas de Coaching y realizaron este ejercicio de las 5 leyes.

Vamos a trabajar con estas 5 leyes.

1.- Definir exactamente y de una manera personal nuestros objetivos y deseos.

2.- Chequear a cada momento nuestras acciones para saber si estamos en el buen camino.

3.- Experimentar en cada momento de pensamiento, palabra y acción como si nuestros objetivos “YA” se hubieran cumplido.

4.- Estar dispuesto y abiertos a recibir y a experimentar lo que venga.

5.- Agradecer cada día al levantarse, al mediodía y al acostarse el estar vivo. También agradecer todo lo bueno que nos pase.

Desde Mens Venilia te agradecemos tu atención y también que compartas este artículo.

Gracias

 

 

Compartir


616 75 60 73 / SOLICITA INFORMACIÓN
Abrir chat
¿Necesitas Ayuda?
Escribe a Escuela Europea MVIG
Hola!
¿En qué podemos ayudarte?