5 reglas de oro para ser excelente en el trabajo

Cada trabajo es algo único e irrepetible, nos da la oportunidad de aprender y progresar en nuestra vida tanto laboral, profesional y personal.

En estos momentos tan difíciles a nivel económico donde muchas personas no tienen claro su futuro laboral, es cuando más debemos implicarnos en nuestro trabajo. Y da lo mismo si eres asalariado, autónomo o si eres directivo, todos son importantes.

Has de convertir tu trabajo en una diversión, en algo que te potencie y donde puedas disfrutar de aprender, de buscar nuevos enfoques y nuevas metas.

Y para que esto ocurra hay que seguir cinco reglas de oro:

Conocimiento
Presencia
Ritmo
Pasión
Meta

Conocimiento
Es importante conocer tu trabajo, saber qué hay que hacer, cómo hacerlo, en qué momento, cuándo y hasta dónde se puede llegar.
Sabiendo todo esto, llegará un momento donde cada uno y dentro de su propia experiencia, sabrá cuales son los pasos más adecuados y cuales son inútiles y una pérdida de tiempo para obtener el resultado deseado.

Presencia
Hacer lo que se hace. Este dicho se refiere a estar “presente” en el trabajo. Si estás pensando en otra cosa mientras estás trabajando, tu resultado no será excelente, a parte de según sea el trabajo puede acarrear riesgos físicos.

Ritmo
Acostúmbrate a llevar un ritmo continuo para de esta forma no tener que hacer horas extras o estresarte.
Es interesante entender que en este punto si has estado trabajando con conocimiento y presencia el ritmo será el adecuado para cada labor.
A mi me gusta el dicho: “Vísteme despacio que tengo prisa”. Todo tiene su ritmo, descubrirlo es toda una aventura que hará que tu trabajo deje de ser monótono.

Pasión
Este es el punto más importante de los cinco. La pasión es lo que hará que sobresalgas del resto. Sin pasión cualquier trabajador está abocado al aburrimiento y al trabajo mal hecho.
La pasión hará que apliques todos tus conocimientos, facultades y herramientas a lo que estés haciendo en ese momento, y recuerda, estás haciendo lo que haces.

Meta
El trabajo finaliza cuando llegas a la meta, cuando has finalizado lo que te habías propuesto y es una enorme recompensa poder mirar el trabajo terminado y disfrutarlo.
Márcate la meta y sigue hasta el final
Seguramente en algún momento tendrás ganas de dejarlo, de bajar tu ritmo, de no buscar la excelencia, aunque recuerda que tu has decidido ser EXCELENTE

Un saludo,

Alejandro Cuellar

Compartir


616 75 60 73 / SOLICITA INFORMACIÓN