Clave de S.O.L

Una vez, hace años, me explicaron cómo hacer para despertar la consciencia, lo hicieron con tres siglas fácilmente recordables, S.O.L, que a lo largo de este tiempo he tenido presente y me han sido útiles.

Cuando ya terminaba el Máster de PNL en Mens Venilia, tuve que prepararme un tema para hablar en público y automáticamente me vino la idea de la Clave S.O.L. Aunque ahora el significado de estas siglas es, para mí, más amplio, cobra otro sentido y, siendo una clave así de sencilla, se convierte en una herramienta potente. Bajo mi formación y experiencia os voy a explicar cuál es mi manera de percibirla y cómo utilizarla.

¿Cuántas veces has dicho: -«Se me ha pasado el día o la semana que ni me he enterado»-? Esto puede ser porque no has estado al 100% presente y me refiero a ser consciente de lo que haces en cada momento de tu vida. Por ejemplo, cuando estás con tus amigos, familia, en alguna cena, caminando… Es distinto tener la atención en ti, en lo que haces y dónde, disfrutando de ese momento al 100%, a tener tu mente pensando y dando vueltas en otro asunto que te desconecta de tu estado presente.

S: Se refiere al sujeto, a cómo estás. Podemos distinguir entre cuerpo externo: la postura corporal que tienes, si estás sentado, de pie, con las piernas cruzadas, etc.; y cuerpo interno: qué sensaciones y emociones sientes, qué músculos están tensos y cuáles relajados, si la respiración es lenta, rápida, corta, etc.

Sólo obsérvalo y empieza a notarte y saber qué pasa en ti.

O: El objeto, la acción que realizas. Quizás estés comiendo, jugando, andando por la calle o leyendo, sea lo que fuere fíjate y pon atención en eso.

A quién no le ha pasado alguna vez acabar de salir de casa y cuestionarse ¿he cerrado la puerta con llave? No estabas presente en lo que hacías en ese momento, quizás estabas pensando en lo que hacer de cenar, pero desde luego ese presente momento ya ha pasado y lo has perdido.

L: El lugar donde estás: en la playa, en un parque, en la cola del supermercado, en casa, el entorno que te rodea, las personas que hay, si son conocidas o no lo son, los factores exógenos como frío, calor, viento..

No es lo mismo estar en una clase de meditación en el que el ambiente es de tranquilidad y silencio y las personas que hay quizás no las conozcas a estar en una fiesta de cumpleaños rodeada de amigos y donde hay ruido. En este punto tus comportamientos serán distintos, condicionados por el lugar y la situación.

Ahora que ya sabes cómo hacerlo, aplícalo en cada momento de tu vida, párate a decir cómo estoy, qué estoy haciendo y dónde. Dividir la atención en estos tres aspectos hace que estés en el aquí y ahora. Aprovecharás cualquier situación al máximo sintiéndote lleno de energía. Podrás parar la mente de pensamientos repetitivos, gestionar las emociones desagradables, el estrés, enfocarte y conseguir objetivos, para conocer mejor tus actitudes y comportamientos. Y, ahora, empieza a averiguar qué utilidad tiene sobre ti..

ESTER SANZ
Master en PNL
Alumna de Mens Venilia

Compartir


616 75 60 73 / SOLICITA INFORMACIÓN