Entrar o Salir

«Todo es según el color del cristal con el que se mira»

Al hablar de la realidad debemos tener muy presente este dicho español.

Para la neurociencia la realidad no existe ya que nuestro sistema no está preparado para poder percibirla, de esta forma las personas nos basamos en simples suposiciones que convertimos en realidad.

El problema es precisamente que las suposiciones adquieren rango de realidad sin comprobarlo antes ni criticar si son ciertas nuestras suposiciones.

Había una vez una mujer muy gorda que estaba atrapada en la puerta de un taxi.
Un hombre que pasaba por allí quiso ayudarla y empezó a empujar a la mujer con todas las fuerzas para que esta pudiera entrar.
Después de mucho esfuerzo y sudor, de intentar de mil maneras que la mujer pudiera entrar en el taxi, el hombre rendido le dijo:
– Lo siento no consigo hacerla entrar en el taxi.
La mujer le contestó enfadada:
– ¿Entrar? Yo quiero salir.

El hombre con toda su buena intención quiso ayudar a la mujer a entrar cuando ésta quería salir, ¿no hubiera sido mejor preguntar?

No supongas, pregunta.
No supongas, comprueba.

Ante las suposiciones lo mejor son las evidencias e incluso ante lo que ves pregúntate por las evidencias

Hazte estas seis preguntas antes de suponer:

1.- ¿Es verdad esto que estoy viendo?
2.- ¿Es verdad lo que me están diciendo?
3.- ¿Tengo evidencias físicas de que es verdad?
4.- ¿Es útil para mi?
5.- ¿En que le beneficia a quién me lo cuenta?
6.- ¿Puedo hacer daño a alguien?

Una vez que te has contestado a estas preguntas podrás decidir que quieres suponer. Yo suelo preguntar

Ahora dime:

¿ENTRAR O SALIR?

Compartir


616 75 60 73 / SOLICITA INFORMACIÓN