Palabras que venden

Existen palabras que son críticas para dar confianza a tus clientes y aumentar las ventas. Seleccionarlas bien es fundamental, más que las fotos, los vídeos u otras técnicas que utilices.

Como dice, especialista en Marketing y Ventas, la razón para ello es que con las palabras se construyen las relaciones de confianza y al final una venta no es más que una persona tratando con otra persona.

Con frecuencia, cambiar un par de palabras es suficiente para conseguir aumentar tus ventas de forma muy significativa.

Para ello, tu argumentación debe centrarse en los siguientes claves:

1. Céntrate en los beneficios y no en las especificaciones técnicas

Imagina a una mujer estándar que va a comprar un coche: si el vendedor no para de hablarle de las especificaciones técnicas, la mujer se aburrirá demasiado rápido y no tendrá ningún buen feeling para comprar el vehículo. En cambio, si a la mujer le hacen comparaciones tangibles y se centran en las partes del coche que la pueden beneficiar, será mucho más fácil que acabe comprando.

A la hora de la verdad, todos estamos dispuestos a escuchar aquello que nos aporta beneficios.

2. Céntrate en el valor y no en el precio final

Debes hacer pensar al cliente en todo lo que se llevará si te compra el producto o servicio. Si centras la venta en el precio, tu argumentación será pobre y tu venta será más vulnerable.

Si no entras en la discusión de precios o dices que el precio no se puede rebajar porque es ya muy ajustado por todo el valor que aportes, dejarás a tu cliente sorprendido y ganarás ventaja.

3. Procura mostrar como funciona todo

Intenta no ser un teórico y pasa a mostrar exactamente como van los procesos. Invita a tu cliente a probar los servicios y tutela su avance. Haz que el cliente sienta el producto o el servicio como si fuera suyo.

Si consigues que el cliente pruebe y note los beneficios, tendrás media venta ligada y será menos probable que entres en discusiones de precio.

4. Céntrate en el cliente, no en tu propia experiencia o lo que tu quieres

Tu quieres vender mucho más ganando el margen más elevado posible, pero tus clientes tienen otros objetivos y les das absolutamente igual.

Si estás desesperado o fuerzas las ventas, tus clientes lo van a notar y vas a salir perdiendo. Recuerda que no hay nada peor que un vendedor pesado e insistente.

5. Céntrate en emociones y no en razonamientos

Todos pensamos que somos completamente racionales y que hacemos nuestras compras usando todo nuestro potencial… Pero hay algo muy claro: las marcas de lujo existen precisamente por alguna cosa.

Las emociones juegan un papel importantísimo en nuestras compras y como vendedor es importante aprender a utilizarlas. Nunca pierdas de vista que tus clientes siempre quiere sentirse más ricos, guapos, sanos, especiales, etc…

Ciertamente todo lo anterior se deriva de forma lógica del concepto de empatía, es decir ponerse en el lugar de la otra persona, en este caso nuestro cliente.

Compartir


616 75 60 73 / SOLICITA INFORMACIÓN
Abrir chat
¿Necesitas Ayuda?
Escribe a Escuela Europea MVIG
Hola!
¿En qué podemos ayudarte?