Curso Body Language Detector Barcelona

Cómo saber si alguien está mintiendo en 7 pasos

A los humanos se les miente hasta 200 veces al día, según el estudio realizado por el psicólogo social Jerald Jellison de la Universidad del Sur de California.  Otro estudio de 2002 de Robert Feldman de la Universidad de Massachusetts da como promedio que una persona puede decir entre dos o tres mentiras en una conversación de diez minutos.

Por lo tanto, ante este panorama, puede ser interesante aprender a detectar mentiras ya que, si vamos a recibirlas a diario, al menos que podamos identificarlas y conocer técnicas que nos ayuden ante los “mentirosos”.

Lo cierto que la habilidad de detectar mentiras se puede aprender y entrenar, requiere formación, conocimiento y sobre todo observación. En este artículo vamos a mostrar 7 pasos básicos para que te inicies en la práctica de la lectura del Body Language.

Los 7 pasos 

#1: Descubrir a los mentirosos prolíficos

Investigaciones recientes muestran que la mayoría de las mentiras son contadas por un pequeño grupo de personas, una parte de ellas puede estar en tu círculo. Este tipo de mentirosos son conocidos como mentirosos prolíficos.

¿Qué es un mentiroso prolífico?

Un mentiroso prolífico es alguien que tiene un comportamiento crónico o compulsivo de mentir. Los mentirosos prolíficos suelen mentir varias veces al día, a veces sin razón aparente en absoluto y sin motivo.

Lo más probable es que te hayas encontrado un mentiroso prolífico antes.

Pregúntate: ¿conozco algún mentiroso/a prolífico? ¿Es un amigo, compañero de trabajo o familiar? ¿Me doy cuenta de sus mentiras, o si tal vez causan daño a los demás o a sí mismos mintiendo constantemente?

A veces son difíciles de identificar, sus mentiras pueden no ser siempre dramáticas, exageradas y grandiosas como podemos esperar de los mentirosos. Los mentirosos prolíficos pueden mentir sobre cosas pequeñas y simples.

 

#2: La nariz

Todos conocemos la vieja historia de Pinocho y cómo, cada vez que miente, su nariz crece. Y aunque es una forma divertida de retratar la mentira, también hay un poco de verdad detrás de la nariz de Pinocho.

Cada vez que mentimos, nos pica un poco la nariz, y aunque parezca paradójico se ha descubierto que nuestra nariz contiene algo llamado «tejido eréctil» (¡sí, el mismo tejido que forma nuestras partes sensibles!).

Según el experto neurólogo Alan Hirsch, cuando una persona miente, «el flujo sanguíneo aumenta a los tejidos eréctiles en el cuerpo, incluyendo los tejidos eréctiles en la nariz.» Esta es la razón por la que los mentirosos a menudo se tocan o se rascan la nariz.

Ahora ya sabemos que el cuento de Pinocho tiene una base, su nariz que crece no es una coincidencia.

Un caso de estudio de este gesto inconsciente de tocarse la nariz es el de Bill Clinton. En el testimonio ante el gran jurado de Clinton en el caso Monica Lewinsky, los neurólogos descubrieron que cuando el expresidente «decía la verdad, nunca se tocó la nariz». Sin embargo, cuando Clinton mintió… «dio un ceño fruncido de dos segundos y se tocó la nariz una vez cada cuatro minutos después.»

Lo sorprendente es que Bill Clinton terminó tocándose la nariz un total de 26 veces durante el testimonio. ¿Estaba mintiendo? Era innegable, refutablemente, 100%… ¡Sí mintió!

Esto no significa que todas las personas que se tocan la nariz mientan, a veces una persona puede tener un picor, estar resfriada o simplemente puede que haga frío afuera. El contexto es importante, y tocarse la nariz es sólo una señal estadística para detectar el engaño que comprobaremos con otros gestos de su lenguaje y comportamiento y de las micro expresiones.

 

#3: Tocarse el cuello

Cuando la gente dice mentiras, no sólo lo hace a través de la palabra. Una mentira a menudo hace una parada rápida en el cuello en el camino hacia arriba de la gestualidad, haciendo que el cuello sea un gran punto de acceso para que el engaño pueda ser detectado.

Si una persona se toca el cuello, puede ser un indicador de aumento del sudor debido al nerviosismo o la ansiedad por ser atrapado en el acto. Si una persona lleva un collar, podría tirar de él o ajustarlo en su lugar para que parezca menos obvio.

El investigador y etólogo británico Desmond Morris fue la primera persona en descubrir que mentir causa una sensación de hormigueo en los tejidos faciales y del cuello. La gente generalmente se rasca el cuello para deshacerse de este hormigueo.

Lo estudios indican que cuando las personas mienten, se rascan el cuello un promedio de 5 veces cada vez que se rascan, rara vez son más, y rara vez son menos.

 

#4: Observa atentamente a los gestos de las manos no coincidentes

Las personas sinceras y honestas mostrarán gestos que coincidan, especialmente con sus manos. Por ejemplo, si le dices a alguien que su aliento es apestoso, podría cruzar los brazos, apretar los labios y apretar las manos en los puños apretados.

Sin embargo, quién miente, muestra un lenguaje corporal que indica una cosa, pero sus manos podrían no coincidir. Los movimientos de las manos no son coherentes con sus palabras.

Por ejemplo, tomando de nuevo el caso de Bill Clinton, en una entrevista pública sobre el escándalo de Mónica Lewinski, dice claramente «No tuve relaciones sexuales con esa mujer»:

Clinton claramente mira a su izquierda, pero está apuntando con su mano delante de él. Cuando se acusa erróneamente, la gente mirará directamente a su acusador y, si apunta, apuntará en la misma dirección. No uno diferente. ¡sus gestos con la mano no coinciden con dónde está mirando!

Clinton probablemente señaló porque no sentía suficiente convicción en lo que estaba diciendo para señalar con confianza dónde estaba mirando.

Este tipo de desconexión en la gestualización es una manera segura de detectar una mentira.

 

#5: Preste atención a las orejas

Las orejas no son sólo para escuchar. Específicamente, estirar o tocar las orejas es una manera subconsciente de dejar de escuchar las mentiras que una persona está diciendo. En casos más obvios, si una persona que rara vez miente se siente avergonzada o muy nerviosa, sus orejas podrían enrojecerse un poco y aumentar la temperatura debido al aumento del flujo sanguíneo.

Por ejemplo, frotar la parte posterior de la oreja, tirar del lóbulo de la oreja, poner la yema dentro del lóbulo de la oreja, y doblar toda la oreja tapando la zona del oído, también son gestos de mentira.

Según Allan Hirsch un mentiroso se inclinará hacia adelante, pondrá los codos sobre una mesa, cambiará constantemente de postura o posición y/o aumentará el contacto o el roce de la cara, las orejas, el cabello o la nariz, en repetidas ocasiones.

 

#6: Busque lo que las micro expresiones dicen

Cuando la gente dice mentiras, por lo general están tristes, enojadas o temerosas. Quieren esconderse de la verdad.

«Los seres humanos no somos criaturas de lógica; somos criaturas de emoción. Y no nos importa lo que sea verdad. Nos importa cómo se siente».

— Will Smith 

Así que en muchas ocasiones no queremos decir la verdad por diferentes factores, decimos una mentira “piadosa” y nos sentimos mal por mentir.

En algún lugar de esa ecuación, tendemos a dar pequeñas señales faciales inconscientes para indicar que estamos mintiendo. Y la mayoría de los mentirosos bien experimentados lo saben. Saben que cuando mentimos, damos múltiples señales negativas que nos exponen.

Por eso el mentiroso aprende a suprimir sus emociones. Los mentirosos pueden incluso parecer antinaturales en el acto, como si su cara mostrara un aspecto antinatural y de mirada en blanco.

Las investigaciones realizadas por los científicos con grabaciones en cámara lenta concluyeron que estas señales (las micro expresiones) pueden ocurrir en una fracción de segundo, y sólo los entrevistadores profesionales, vendedores y otras personas muy perceptivas pueden leerlas.

Puedes consultar cuáles son las micro expresiones en este enlace. 

 

#7: Conviértete en un detector de mentiras humanas

Ahora que hemos hablado de mentirosos prolíficos, tocamientos de nariz y de oreja, micro expresiones y gestos de las manos. Por fin es hora de llevar las cosas un paso más allá. Si realmente quieres aprender la detección de mentiras, solo hay una manera de mejorar de forma grande y confiable tus capacidades de detección de mentiras.

La mejor manera de mejorar la detección de mentiras es utilizar un enfoque sistemático basado en la ciencia. Obtener Información fáctica y científica, junto a ejemplos y casos de la vida real, observando atentamente a diferentes personas y en distintos contextos y, por qué no,  practicar en algún  Reality Show los hará tal vez más interesantes y será seguramente muy divertido….

De esa manera, podrás descubrir las verdaderas emociones ocultas que la gente realmente tiene en lo más profundo.

Realmente detectar mentiras es una de las habilidades más importantes para aprender en tu vida y que puedes aprender en nuestra Escuela profesionalmente, aplicable a tu entorno cercano, amistades, relaciones, trabajo y si quieres y te gusta ir más allá, estudiar el comportamiento humano.

 

Elizabeth Alliaume | Alejandro Cuéllar

Profesores y Trainers de Body Language Detector

Escuela Europea MVIG Barcelona

Compartir


616 75 60 73 / SOLICITA INFORMACIÓN
Abrir chat
¿Necesitas Ayuda?
Escribe a Escuela Europea MVIG
Hola!
¿En qué podemos ayudarte?