Desata tu habilidad maestra

El arte de convencer con tu comunicación

En otras épocas hablar en público era una tarea reservada para unos pocos, por ejemplo, si te dedicabas a la política en la antigua Grecia no podías carecer de esta habilidad ya que tus ideas debían ponerse a prueba en el Senado a través de discursos bien elaborados por medio de la oratoria y la retórica, abogados y filósofos recibían también entrenamiento especial para realizar discursos en público, es bien conocido el caso de Demóstenes, uno de los mejores oradores de todos los tiempos que a los veinte años tuvo que reclamar en un juicio a sus tíos, la totalidad de la herencia que su padre le había dejado, la fuerza de sus palabras, su agudeza intelectual y su pericia para responder con contundencia hicieron que pudiera recuperar una parte de la herencia perdida.

Hoy en día esta habilidad se ha democratizado y debe ser entrenada por cualquier persona que desee prosperar en su vida, ya sea para hacer crecer un negocio o para ejercer una profesión con más talante, credibilidad y confianza. Hablar en público de forma correcta, haciendo uso de las técnicas que nos ayudan a tener una postura corporal ideal, realizar cambios en los tonos de voz y alinear un discurso congruente que realmente llegue al público se ha convertido en un valor fundamental que dota de prestigio y credibilidad a quien lo realiza.

La excelencia en la comunicación

Ninguna habilidad social es tan determinante a la hora de conseguir el poder de influir en las personas como la habilidad de conectar con ellas por medio de la comunicación, puedes ser un excelente estratega o un hábil organizador pero si careces de la capacidad de plasmar tus planes por medio de la palabra hablada, el tono de tu voz y un correcto lenguaje no verbal tus ideas y proyectos corren el grave peligro de encallarse en los mares de la indiferencia.

La excelencia en la comunicación ofrece innumerables beneficios, desde conseguir un mejor puesto de trabajo hasta enseñar con verdadera maestría, pasando por las oportunidades económicas que se le presentan a los que logran persuadir a las personas para venderles un producto o servicio.

En estos tiempos la gran mayoría de nosotros nos encontraremos en algún momento  con la eventualidad de tener que ofrecer un discurso, ya sea en la boda de nuestro mejor amigo, en la Universidad, en la empresa, en un mitin político, para presentar un proyecto… etc, el resultado final de dicha experiencia puede causar un impacto tanto negativo como positivo en las personas que nos escuchan, la diferencia estriba fundamentalmente que aquellos que logran un impacto positivo dominan el arte de hablar en público en toda su dimensión, mientras que los demás sólo se limitan a enfrentarse a tal situación sin ningún tipo de preparación previa.

He pasado dieciséis años de mi vida entre bambalinas y escenarios trabajando en una compañía teatral, tal experiencia junto con mis conocimientos sobre la estructura interna del pensamiento, la resolución de miedos, bloqueos o límites mentales a través de la Programación Neurolingüística y la Logoterapia  me han sido de gran ayuda para diseñar un método de enseñar el arte de hablar en público de una forma fluida y dinámica. Esta metodología se basa en la práctica continua y sigue los pasos que deben ser estimulados para crear una verdadera experiencia de aprendizaje.

Tú puedes convertirte en un gran comunicador, puedes hacer que tus palabras logren fluir desde lo profundo de tu Ser y conseguir con ello que tus objetivos se hagan más tangibles, puedes motivar a tu grupo de trabajo y conseguir que cada miembro de tu equipo se relacione emocionalmente con los valores de tu empresa, puedes convertirte en un formador destacado que no se limita a dar información sino que, por su forma de expresarse, logra impactar las mentes de sus alumnos de forma permanente… no importa a lo que te dediques, la excelencia en la comunicación es una fuerza poderosa que tiene la capacidad de aportarte beneficios económicos, prestigio social y la gratificante posibilidad de transformar vidas.

Se trata de ganar confianza y merecer la palabra

Los discursos llanos, aburridos y sin emoción no tienen cabida en este siglo, no se trata de copiar a otros, ni de aprender de memoria cada palabra y cada gesto, menos aún de leer todo sobre un papel, se trata de encontrar nuestra particular forma de expresarnos, se trata de ganar confianza y merecer la palabra, se trata de respetar el tiempo de nuestro público y ofrecerles una verdadera experiencia que sirva para informarlos, entretenerlos, enseñarles algo nuevo o motivarlos para que se conecten con una actitud ganadora.

Escuela Europea MVIG Barcelona

Compartir


616 75 60 73 / SOLICITA INFORMACIÓN