Escoge tu Camino

“En la vida se te presentan siempre dos alternativas que escoger, según donde quieras ir tomarás una u otra” Alejandro Cuéllar en Construye Tu Destino.

Tuve un sueño donde me veía en una encrucijada de dos caminos. Veía estos caminos como se alejaban uno de otro en sentidos opuestos y sin embargo me encontraba tranquilo.

Durante una clase de PNL a un alumno se le cayó una carta del tarot que representaba a un hombre delante de dos caminos que tomaban direcciones distintas.

Un cliente durante un proceso de coaching me comenta que se encuentra entre dos alternativas que tomar y no sabe qué hacer.

Son tres ejemplos que han coincidido en el tiempo y que me han llevado a escribir este artículo sobre a toma de decisiones.

 

CAMINOS OPUESTOS

La vida nos presenta varias opciones a cada momento y con ellas un sinfín de probabilidades y de oportunidades que para algunas personas les estimulan y a otras les produce estrés.

La guía para escoger el camino adecuado está en la emoción que nos domina ante cada probabilidad, y al igual que se presentan dos caminos también se presetan dos emociones básicamente, la felicidad y el estrés.

 

FELICIDAD

Para los amantes de la Ley de la Atracción o del Secreto esta es la emoción que les rige para tomar decisiones y en sí es una buena guía.

Todo lo que hagas en esta vida te tiene que colmar de felicidad y ha de ser el punto de enfoque de tus decisiones mirando el presente y el futuro.

Puedes pensar que una persona que tiene adicciones a sustancias o a personas es feliz así pero eso es totalmente falso. No puede decidir ser feliz porque no está completamente libre de ser objetivo.

Solamente desde la libertad personal se puede llegar a ser feliz.

Así que ante una decisión a tomar delante de dos decisiones solamente hay que hacerse una pregunta que se les enseña a los alumnos del Coaching:

Esta decisión que voy a tomar, ¿me hace feliz o no?

Si la respuesta es si, adelante.

Recuerda la decisión solo depende de ti, no te dejes influir por el miedo o las expectativas de otras personas.

 

ESTRES

Esta es la segunda emoción que nos ayuda a tomar las decisones que nos serán más útiles en ese momento.

Seguramente has experimentado en algún momento el estrés en una toma de decisiones y después te has arrepentido por el camino tomado.

De nada sirve recordar lo que has hecho y maltratarte y como se dice en Programación Neuro Lingüística “no existen los errores, solo son resultados de los que aprender”.

Si te sientes estresado por la decisión que vas a tomar, mejor olvídala y busca otra alternativa.

Espero que este pequeño artículo te sirva para la próxima vez que te encuentres ante dos caminos.

 

Un saludo

Alejandro Cuéllar

Compartir


616 75 60 73 / SOLICITA INFORMACIÓN
Abrir chat
¿Necesitas Ayuda?
Escribe a Escuela Europea MVIG
Hola!
¿En qué podemos ayudarte?