El estado del coach

Un aspecto importante en el trabajo con PNL es cuando el alumno desempeña la función de coach. Un coach o facilitador de PNL deberá de realizar el recorrido en el aprendizaje de los ejercicios haciendo un especial hincapié en la observación y aprendizaje de sus propios procesos internos. Realizar las técnicas en el marco del autoconocimiento le será de gran utilidad para entender los procesos en otras personas.

El reconocimiento de los propios procesos del facilitador, tales como: el acceso a sus estados emocionales, su comportamiento tanto verbal como no verbal, el reconocimiento y el empleo de sus estrategias en distintos momentos a si como la forma de organizar sus pensamientos y otras cuestiones internas, son fundamentales  en su función como coach.

Evidentemente la figura del coach es fundamental y se podría atribuir a la persona que realiza esta función un alto porcentaje de la efectividad en el trabajo con PNL. Ahora bien, cuando siendo la misma persona, coach o facilitador, la que realiza el proceso en el trabajo  ¿Qué ocurre que a veces es altamente efectivo y a veces menos?

Por norma general en una consulta, trabajo, terapia… de PNL,  el lugar donde la realizamos suele ser el mismo, aunque a veces las circunstancias pueden hacer que esto no sea así y tengamos que trabajar fuera de  nuestro despacho, en la escuela, en la calle o en cualquier otro lugar. Indiscutiblemente lo que también cambia es el cliente,  puesto   que la rapidez y eficacia cuando trabajamos con estas técnicas es incuestionable y pocas veces se necesitan varias intervenciones para tratar un mismo asunto. Entonces, puesto que en el propio acontecer de la consulta hay factores que pueden cambiar y que no están bajo control y no dependen del coach, él solo podrá actuar directamente y tomar el control sobre él mismo, o para ser más concretos, sobre su propio estado. En este sentido podemos hablar del “estado del coach”.

Será el estado del coach el que determine las posibilidades de ser más efectivo en el trabajo. Su estado es decisivo para el buen fin del trabajo en el que indiscutiblemente estará afectada la relación coach-cliente.

Desde el estado adecuado podrá realizar su trabajo; inferencias, realización de un rapport profundo, preguntas poderosas, generar las condiciones para que el cliente desarrolle nuevas y excelentes estrategias y así una innumerable lista de acontecimientos y actuaciones acordes con la intención del trabajo a realizar.

 

Y ¿cuál es el estado deseado?

 

Es evidente que un estado interno, por parte del facilitador, de nerviosismo e intranquilidad, donde a través de su lenguaje verbal o no verbal pueda hacer que el cliente no se sienta acompañado y seguro, no ayude a establecer un ambiente apropiado en la consulta y que en definitiva no sea muy útil.

Sin embargo un estado de calma, tranquilidad  y serenidad  por parte del coach generará el  ambiente adecuado donde el cliente se pueda sentir seguro con la sensación de acompañamiento y así tenga la predisposición a generar recursos útiles.

Cuando nos encontramos en un momento de irritabilidad emocional en el que nos sentimos alterados, enojados… será muy sencillo conectar con estados parecidos y si no estamos muy atentos nuestro comportamiento será el resultado de ese estado. Si por el contrario nos encontramos en un estado de lucidez y serenidad donde podemos fluir con lo que va sucediendo en la consulta tendremos la oportunidad de conectar con estados de creatividad encontrando herramientas que sean útiles para la realización del trabajo.

 

¿Cómo llegar al estado deseado?

 

El entrenamiento a través de la práctica de los ejercicios, el entendimiento de los procesos y las explicaciones en los cursos de formación de PNL facilitan al alumno la posibilidad de auto-observación  de sus estados internos, del reconocimiento y de la capacidad de poder acceder a ellos en los momentos adecuados.

No importa si aprendes PNL con la intención de dedicarte a nivel profesional o si solo lo haces buscando mejorar algún aspecto de tu vida, lo cierto es que cuando lo haces desvelas rápidamente aspectos y procesos que realizas en tu vida cotidiana sin darte cuenta, de una forma automática, y que posiblemente no te llevan exactamente al estado en el que te quieres encontrar.

  

¿Cuál es tu estado deseado? ¿Es útil para ti?

 

En todo caso la decisión es siempre tuya.

 

Juan Antonio Guardia. Profesor de PNL en Mensvenilia

Compartir


616 75 60 73 / SOLICITA INFORMACIÓN
Abrir chat
¿Necesitas Ayuda?
Escribe a Escuela Europea MVIG
Hola!
¿En qué podemos ayudarte?