Invertir en formación es invertir en ti

Cada día nos sorprendemos de la capacidad de superación que observamos en personas que se crecen ante grandes adversidades, las soportan y superan, y esta misma superación les da fuerzas y motivos suficientes para seguir luchando.

Pero no deberíamos esperar inmóviles hasta que suceda algo en nuestras vidas que nos haga movernos, que nos despierte, para tomar nuestro propio camino. Porque el día que suceda lo inesperado (y sucederá, porque la vida como la naturaleza es un camino retorcido y sinuoso), cuanto mejor preparados estemos, mejor nos adaptaremos a las nuevas situaciones y podremos retomar rápidamente el control de nuestras vidas e interiorizar las nuevas experiencias aprendiendo de ellas.

Si has practicado algún deporte con algo de frecuencia, habrás observado en tu organismo la increíble capacidad para recuperarse y crear nuevas reservas de fuerza o resistencia tras realizar un esfuerzo importante. Nuestro organismo es capaz de regenerar y crear nuevas fibras musculares tras someterse a esfuerzos intensos y/o prolongados, para poder soportar mayores solicitaciones en el futuro.

Así, si somos pacientes y constantes en el entrenamiento, observamos que nuestras capacidades físicas aumentan cada día, y la satisfacción que nos supone la superación de nuestros propios límites nos carga de «combustible» para seguir progresando. Podemos intuir que la mente, como parte de nuestro organismo, funciona de forma similar a los músculos y necesita de entrenamiento y constancia para mantenerse en plenas facultades.

Es por ello que no debemos descuidar el entrenamiento de nuestro cerebro, ya que al igual que las fibras de los músculos, las conexiones cerebrales que creamos y reforzamos con el «esfuerzo intelectual» nos servirán para afrontar con éxito cualquier problema o reto que nos surja en el futuro.

Como guía y apoyo para este entrenamiento surgió el coaching, o entrenamiento personalizado, que aunque nació en el ámbito deportivo pronto se extendió al campo profesional y personal debido a su gran éxito. Hoy en día el coaching empresarial es parte imprescindible de la formación de los líderes de muchas grandes empresas.

Las herramientas de las que se vale el coaching para ayudarnos en nuestro entrenamiento se han multiplicado en los últimos años debido a los avances en el conocimiento del funcionamiento del cerebro. Estas nuevas técnicas, asimiladas ya tanto por el coaching empresarial como el personal, utilizan los últimos conocimientos en psicología o neurociencia para ayudarnos a tomar conciencia de nosotros mismos y de nuestro comportamiento.

Una de las herramientas más utilizadas por el coaching es la Programación Neurolingüística (PNL), que estudia la relación entre la forma que tenemos de comunicarnos y nuestros patrones o hábitos mentales. Por lo tanto, el coaching como la PNL, trascienden al estudio de alguna materia o tema concreto, para pasar a estudiarnos a nosotros mismos y la forma que tenemos de aprender y relacionamos con nuestras emociones o con los demás. Es probable que el gran éxito que está cosechando el coaching en los últimos tiempos se deba a esta visión integral que tiene del aprendizaje.

 

 

Compartir


616 75 60 73 / SOLICITA INFORMACIÓN
Abrir chat
¿Necesitas Ayuda?
Escribe a Escuela Europea MVIG
Hola!
¿En qué podemos ayudarte?