La hipnosis como forma de autoconocimiento

La hipnosis es una técnica de gran utilidad empleada tanto para el tratamiento de problemas físicos como psicológicos, contando además con el respaldo de numerosos estudios científicos especializados que avalan rotundamente su eficacia terapéutica.

El funcionamiento de la hipnosis se basa en un estado en el que la zona sensorial dirige su atención de manera concentrada a las experiencias internas de la persona a tratar, manteniendo ésta al mismo tiempo el autocontrol y el autoconocimiento. De esta forma, el paciente, aún estando en pleno proceso de hipnosis, es capaz por sí solo de adquirir un sentimiento de tranquilidad y relajación que permite volcar la observación más intensa sobre los propios recuerdos, vivencias, sensaciones o sentimientos. A partir de ahí, es posible cambiar percepciones, emociones y comportamientos al respecto, es decir, es posible la autocuración.

Aunque son muchas las bondades que pueden desprenderse de la hipnosis, centraremos el contenido en los beneficios que desembocan en el fortalecimiento del autoconocimiento. En este sentido, podemos decir que la hipnosis facilita el acercamiento a los datos inconscientes que permiten descifrar cuáles son las causas que originan nuestros problemas, logrando así una mayor comprensión sobre los mismos y multiplicando las estrategias a la hora de resolverlos. Como ves, la hipnosis es una herramienta que nos ayuda a conocernos mejor arrojando luz en las zonas de la conciencia que normalmente no alcanzamos a percibir.

Una vez asimilado el procedimiento, es conveniente conocer el modo de superar el pasado traumático hasta obtener una calidad de vida en el presente libre de limitaciones negativas. La tarea, mediante la hipnosis, resulta sencilla: neutralizar las memorias nocivas concentradas en nuestra mente por sugestiones potenciadoras. Los resultados pasan  por el incremento de la confianza en uno mismo y el alcance de una motivación que mejora la manera de hacer frente a los problemas. Confianza y seguridad. De todo ello es fácil deducir que el uso de la hipnosis, además de establecer una armonía interna, provoca en consecuencia que las relaciones personales con los demás prosperen en actitud y calidad.

En cuanto al aspecto clínico, la hipnosis pertenece a la familia de la psicoterapia, razón por la cual existe la falsa creencia de que solo la pueden prácticar médicos o psicoterapeutas. En contra de esta opinión, la realidad es que la hipnosis es una técnica que puede llevarla a cabo cualquier persona, aunque lo que sí es imprescindible es que lo haga una persona formada por profesores cualificados en la técnica, como los que se pueden hallar en Mens Venilia (www.mensvenilia.com). El campo de la salud aprovecha estos métodos para prevenir y dar explicación a ciertos trastornos que provienen de las zonas ocultas de la psique.

Compartir


616 75 60 73 / SOLICITA INFORMACIÓN
Abrir chat
¿Necesitas Ayuda?
Escribe a Escuela Europea MVIG
Hola!
¿En qué podemos ayudarte?