Memorizar con los cinco sentidos

La capacidad humana de memorizar es una de las que está sufriendo más deterioro con las ayudas que nos da la tecnología. Primero fue los ordenadores de sobremesa, luego los portátiles, después los teléfonos inteligentes, las tabletas personales…

¿Os habéis dado cuenta de que ya no memorizamos según que teléfonos, y sencillamente vamos al móvil a buscarlo? ¡Estamos perdiendo memoria porque nos hace menos falta!

Por un lado eso está muy bien porque nos es cómodo ir al grano para buscar una información relativamente poco útil como es un número de teléfono, pero…nos estamos volviendo dependientes de la tecnología, y eso es malo.

Si me falla el móvil, ¿qué hago? Aunque tenga otro teléfono a mano, ¡no sé a qué número llamar!

¡Volvamos a potenciar nuestras capacidades naturales! Además de ecológico, es muy potenciador de nuestra propia confianza.

CHAIN MEMORY  (MEMORIA DE ENLACE)

Vamos a ver cómo podemos emplear nuestros sentidos para mejorar la memoria con un método sencillo llamado chain memory (memoria por enlace).

Aprovecharemos el poderoso efecto de los sentidos en la fijación de la memoria. Los recuerdos que nos impactan se mantienen mucho más en el tiempo. Todo hecho que hemos podido ver, oír, tocar, oler o saborear queda marcado con mayor intensidad y mayores matices en nuestra memoria.

Así, recordamos por el gusto aquel pastel de manzana que hacía la abuela. O la voz susurrante de una canción que nos cantaban de pequeño, o bailando con alguien que nos gustaba. O las caricias de consuelo de mamá cuando suspendimos aquel examen tan importante para nosotros. O la alegría por aprobarlo. O el bofetón de aquel profesor sádico en la escuela primaria.

¿Preparados? ¡Vamos allá!

Imaginemos que tenemos que realizar una serie de tareas domésticas que nuestro jefe, ya sea laboral o familiar, nos suelta de viva voz:

“Vete al supermercado a comprar media docena de huevos, también compra un rollo de papel de cocina, agujas de tender, espuma de afeitar…y luego vete a la tintorería a recoger el traje…¡Ah!, Se me olvidaba, al volver pasa por ese delicatessen donde venden esas aceitunas rellenas tan grandes y sabrosas. ¡Y sobre todo!, no te olvides de avisar al técnico del ascensor de que venga cuanto antes para resolver lo del ruido”.

Si no tenemos a mano un papel para apuntarlo, podemos hacer el siguiente ejercicio de imaginación encadenada:

Ante todo, imaginar que llevamos en nuestras manos una caja de media docena de  HUEVOS. Encadenamos esa imagen con una en la que vemos la caja abierta con una de los huevos con la cáscara rota en el que estamos metiendo una hoja de PAPEL DE ROLLO DE COCINA. Cuantos más detalles con los cinco sentidos añadamos mejor. Por ejemplo, el efecto de la clara de huevo cayendo por la cáscara y el papel humedeciéndose con el contacto con la yema, etc. A continuación, imaginamos un tendedero en el que estamos colgando para secar esas hojas mojadas de papel de cocina, enganchado naturalmente, por unas hermosas PINZAS DE TENDER de colores vivos y tamaño grande. De repente, esa tendida de ropa se llena de una lluvia de ESPUMA DE AFEITAR que deja los hilos absolutamente nevados y blancos. Para acabar de rematar la escena, cae del cielo un TRAJE que en contacto con la espuma del tendedero queda como una camiseta a rayas. Al poner vertical el traje, vemos como alguien le dispara pinchos de ACEITUNA RELLENA que se queda clavados en el mismo. Para rematar la jugada, vamos a acabar de ensuciar el traje con enormes aceitunas clavadas poniéndolo en el suelo del ASCENSOR.

Cuanto más exageradas sean las escenas y cuantos más sentidos le añadamos mejor: el olor de la aceituna rellena, el de la espuma de afeitar, el tacto del traje, etc.

Esta sencilla técnica te permite con un mínimo esfuerzo (con la práctica verás que aumenta exponencialmente su efectividad) recordar tareas, objetos, personas. En otra ocasión ampliaremos detalles, pero vosotros mismos comprobaréis que con este fácil método podéis recordar una lista larga tanto en el sentido en que se ha creado como al revés.

Suerte y… a practicar!

Compartir


616 75 60 73 / SOLICITA INFORMACIÓN