Mindfulness para la salud

Las emociones – desde la alegría al enfado, miedo, amor o felicidad – son cualidades de nuestra  experiencia como seres humanos y están en el centro de nuestras interacciones con nosotros mismos, nuestros seres queridos y con el resto del mundo.

En general perseguimos las emociones agradables o placenteras e intentamos evitar o deshacernos de las incómodas y dolorosas. Aunque ésta puede ser una estrategia útil y aparentemente lógica, es importante entender que las emociones incómodas o dolorosas desempeñan un papel crucial en la nuestra vida. Es posible que acabemos haciendo una mala gestión de nuestras emociones parando el dolor, miedo o ansiedad en vez de gestionarlos adecuadamente. El dolor físico, por ejemplo, nos avisa de que hay algo que no funciona bien; si no hacemos caso a este dolor y lo “tapamos” con analgésicos, la causa que provoca ese dolor irá a más creando una enfermedad, trastorno o traumatismo mayor. Por tanto, el dolor es bueno porque cumple una función de utilidad.

Cuando no gestionamos correctamente las emociones limitamos el bienestar general y la calidad de vida, además de afectar el rendimiento profesional y a nuestras relaciones interpersonales.

Para gestionarnos con eficacia y flexibilidad en este  entorno, precisamos llegar más allá de los enfoques habituales de ver y entender el mundo y acceder a modelos innovadores, a la vez que contrastados, que nos capaciten con formas más saludables y beneficiosas de responder a nuestras emociones y al estrés.

MINDFULNESS o Atención Plena es un método científicamente comprobado por el  Dr. Jon Kabat-Zinn de la Universidad de Massachusetts. Consiste en poner atención a propósito en el momento presente sin juzgar. Este tipo de atención nos ayuda a notar más, agudizar nuestros sentidos (no sólo el de la vista) y darnos cuenta de lo que ocurre alrededor y dentro de nosotros, a estar más abiertos a la experiencia y con más opciones disponibles para responder más creativamente a los desafíos de la vida, por rigurosos que estos sean. Es justo lo contrario al reaccionar automático o inconsciente, la separación de uno mismo y un sentido mecánico de la vida.

El concepto temporal de presente es básico en mindfulness, pues bajo esta perspectiva solo existe el presente. El pasado solo existe como un pensamiento en la memoria pero no tiene una realidad objetiva, y el futuro es una situación que por definición tiene que llegar, es decir “algo” que aún no existe. Cuando somos conscientes que solo existe el ahora, es decir, el presente, podemos vivir la vida de una forma más intensa y ser más conscientes de nuestro cuerpo, de nuestra mente y de nuestras emociones en el único momento que existe verdaderamente: ¡ahora! En los cursos de mindfulness trabajamos mucho la meditación como técnica efectiva para anclarnos en el ahora, pues la mente tiene la tendencia de irse al pasado a través de los recuerdos, o al futuro haciendo planes y fantaseando. También trabajamos las 8 actitudes mindfulness y nos ayudamos de ejercicios de Hatha Yoga para centrarnos y tomar conciencia de nuestro cuerpo.

Mindfulness, o atención plena a nuestra vida cotidiana, se puede considerar tanto un método antiestrés, como una herramienta terapéutica, como una forma de vida basada en el autoconocimiento y la paz interior.

Dr. Agustí Guisasola

Profesor de Mindfulness en Mens Venilia. Es Profesor de la Universidad de Barcelona y Pionero en impartir Mindfulness en España

 

Compartir


616 75 60 73 / SOLICITA INFORMACIÓN
Abrir chat
¿Necesitas Ayuda?
Escribe a Escuela Europea MVIG
Hola!
¿En qué podemos ayudarte?