Reflexología podal, el secreto en tus pies

Reflexología podal, el secreto en tus pies

Reflexología Podal, el secreto en tus pies

“Para la Reflexología Podal, los pies son la puerta del organismo”. Alejandro Cuéllar

Te pueden gustar tus pies o aborrecerlos, te pueden parecer hermosos o feos, puedes cuidarlos o no prestarles ninguna atención, pero desde luego no puedes negar que son una obra de ingeniería impresionante.

A parte de su estructura anatómica, los pies no solo sirven para mantenernos de erectos y poder caminar, también nos sirven para valorar nuestra salud y poder sanarnos.

La reflexología podal se encuentra dentro de las terapias naturales (Leer Naturopatía, lo antiguo se convierte en moderno) y dentro de las técnicas de reflexología como son la Aurículopuntura (Leer: Tu salud en la oreja) y otras menos conocidas.

Todo nuestro organismo se ve reflejado en los pies, y a través de ellos podemos potenciar la salud, tanto física como mental.

Pero cómo es una buena sesión de Reflexología Podal

Permíteme que te deje algunos apuntes.

A grandes rasgos una sesión de Reflexología podal es un proceso sencillo y muy eficaz.

Toma de contacto

Una vez que el cliente nos comenta su caso y ponemos al cliente sobre una camilla, pasamos a la toma de contacto con sus pies.

Puedes utilizar alguna cremas o aceites esenciales para este momento especial, es el acercamiento al interior del organismo de nuestro cliente.

Se realiza un pequeño masaje relajante, se acarician los pies suavemente, como si quisiéramos pedirles permiso para entrar en contacto con ellos.

Exploración

En este momento utilizando técnicas específicas de exploración con nuestros dedos, principalmente el pulgar, empezamos a detectar los focos de malestar del cliente.

Exploramos cada pie en toda su extensión para buscar las deficiencias, bloqueos, debilidades, malestar, etc que se nos presentan ante nuestras manos.

Tratamiento

Una vez que hemos explorado y encontrado los focos de malestar empieza el tratamiento específico en cada área del pie debilitada.

Este es un proceso activo y dinámico junto con el cliente, ya que nos irá informando de la presión que podemos realizar, más fuerte o más relajada, más rápida o más lenta.

Será el propio cliente y sus pies los guías para poder trabajar de una manera útil y apropiada hasta alcanzar el objetivo deseado.

La próxima vez que mires tus pies dales las gracias por todo lo que hacen por ti.

Alejandro Cuéllar

Coach Internacional

 

 

Compartir


616 75 60 73 / SOLICITA INFORMACIÓN